Abandonados (Leandro Murciego)

Especial La Plata bajo el agua

Este texto casi que no me pertenece, salió sólo y no permitió ni correcciones (y no porque no las necesitara sino más bien porque apenas salió dejó de pertenecerme)… Aquí les dejo este poema catártico que hoy ve la luz aprovechando el recuerdo de las casi 100 víctimas de las inundaciones que sufrió la ciudad de La Plata en 2013.

Foto de Gustavo Castaing

Foto de Gustavo Castaing

Para las víctimas de las inundaciones de La Plata de 2013

 

 

No fue el agua lo que nos mató
fueron los ojos que no nos vieron,
los oídos que nos desoyeron
fueron los funcionarios que gota a gota,
con su indiferencia nos fueron ahogando
en el mayor de los silencios…

 

No fue el agua la que nos mató; no…
fue el silencio en el que nos fueron hundiendo
hasta dejarnos sin aire, hasta llevarnos los sueños,
hasta quitarnos una a una las palabras
hasta dejarnos sólos, con el grito casi mudo
y al borde del desaliento.

 

No fue la lluvia la que nos mató
fue el desahucio en el que nos dejaron naufragar,
fue la sábana con la que nos quisieron tapar,
fue el olvido donde nos quisieron encerrar,
fue el desprecio en el que nos sumieron,
fue la culpa que nos quisieron endilgar.

 

No fue el agua la que nos mató,
fue la gente que con promesas
poco a poco nos fue dejando ahogar…

 

Leandro Murciego
(Abandonados)

Acerca de lmurciego

Periodista y escritor, autor del libro de poesía IDENTIDAD. Creador del ciclo Noche de Letras 2.0, coordinador general y conductor (www.nochedeletras.com.ar). Maneja la productora de contenidos Culturales NDL Esta página Ganó el Premio Como MEJOR SITIO CULTURAL RADIAL según el premio BINACIONAL RÍO DE LOS PÁJAROS.
Marcar como favorito enlace permanente.

4 comentarios

  1. Tus palabras tan reales detallando lo acontecido, duelen, pero la verdad a veces, nos hace doler el alma, pero no debemos silenciarla, la debemos gritar de todas las maneras y esta, fue muy poética.GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!Abrazo y beso a Eva.

  2. Hermoso y sentido poema. No solo refleja la realidad de Rio de la Plata, sino de casi toda Latinoamerica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *