Chile, manifestaciones populares, represión y Violeta Parra

Chile durante mucho tiempo fue un país ejemplo para muchos modelos políticos. Era el oasis en medio de tanto desierto. Un modelo de país que no solo se mostraba como una estructura estatal moderna y liberal sino que parecía ser el ejemplo de una administración pública eficiente y desideologizada.

Esa pantalla cayó, públicamente, el 18 de octubre de 2019, cuando miles de personas salieron a las calles de Chile a reclamar por la suba de los precios de los pasajes en metro (subterráneo). Para contrarrestar la manifestación social, el gobierno de Sebastián Piñera puso a su fuerza de seguridad (Carabineros) a reprimir a su pueblo. Desde el inicio del reclamo, que tiene a Plaza Italia como epicentro del estallido social que se replica en decenas de localidades del territorio, se sucedieron cientos de detenciones de manifestantes y un número aún no aclarado de heridos y muertos.

La bandera que se levantó en un comienzo fue la suba del valor del boleto pero Chile venía teniendo una gran desigualdad social, bajos salarios, quita de derechos sociales y mucho silencio impuesto, en la mayoría de los casos, y elegido en otros que, finalmente, eclosionaron en los últimos días.  Lo sorprendente, por estos días, es el silencio internacional y regional que se observa por parte de los diferentes mandatarios ante este preocupante escenario.

Desde el 18 de octubre, Chile está viviendo un escenario de protestas populares que el gobierno contesta con represión. El arte y la poesía no pueden estar al margen de la problemática social ya que se desarrollan en contextos sociales, económicos y políticos. Cuando el arte deja de lado estos aspectos, también está dejando una huella ideológica aunque no lo manifieste. Éste es el primero de una serie de posteos dedicados a ese país.

Maldigo del alto cielo
la estrella con su reflejo.
Maldigo los azulejos
destellos del arroyuelo.
Maldigo del bajo suelo
la piedra con su contorno.
Maldigo el fuego del horno,
porque mi alma está de luto.
Maldigo los estatutos
del tiempo con sus bochorno.

¡Cuánto será mi dolor!

Maldigo la cordillera
de los Andes y de la costa.
Maldigo, Señor, la angosta
y larga faja de tierra,
también la paz y la guerra,
lo franco y lo veleidoso.
Maldigo lo perfumoso,
porque mi anhelo está muerto.
Maldigo todo lo cierto
y lo falso con lo dudoso.

¡Cuánto será mi dolor!

Maldigo la primavera
con sus jardines en flor,
y del otoño el color
yo lo maldigo de veras.
A la nube pasajera
la maldigo tanto y tanto,
porque padezco un quebranto.
Maldigo el invierno entero,
con el verano embustero.
Maldigo profano y santo.

¡Cuánto será mi dolor!

Maldigo a la solitaria
figura de la bandera.
Maldigo cualquier emblema,
la venus y la araucaria,
el trino de la canaria,
el cosmos y sus planetas,
la tierra y todas sus grietas,
porque me aqueja un pesar.
Maldigo del ancho mar,
sus puertos y sus caletas.

¡Cuánto será mi dolor!

Maldigo luna y paisaje,
los pueblos y los desiertos.
Maldigo muerto por muerto,
y el vivo de rey a paje.
El ave con su plumaje
yo la maldigo a porfía,
las aulas, las sacristías
porque me aflige un dolor.
Maldigo el vocablo amor
con toda su porquería,

¡Cuánto será mi dolor!

Maldigo por fin lo blanco,
lo negro con lo amarillo,
obispos y monaguillos,
ministros y predicandos,
yo los maldigo llorando.
Lo libre y lo prisionero
lo dulce, lo pendenciero,
le pongo mi maldición
en griego y en español
por culpa de un traicionero.

¡Cuánto será mi dolor!

(Maldigo del alto cielo)*
Violeta Parra

*Esta versión de Maldigo del alto cielo es la segunda, reescrita en la etapa final de la poeta, cantautora. Los cambios hacen aún más duro y emotivo a este poema/canción.

Lee más del Especial Chile Resiste haciendo CLIC AQUÍ

Acerca de lmurciego

Periodista y escritor, autor del libro de poesía IDENTIDAD. Creador del ciclo Noche de Letras 2.0, coordinador general y conductor (www.nochedeletras.com.ar). Maneja la productora de contenidos Culturales NDL Esta página Ganó el Premio Como MEJOR SITIO CULTURAL RADIAL según el premio BINACIONAL RÍO DE LOS PÁJAROS.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *