Amor de ocasión (Poemario)

Amor de ocasion

Después de hacerte el amor,
porque siempre hay un después,
llega el vacío…
Cuando te busco sin suerte, cuando ya no estás
ni junto, ni cerca, ni lejos ni dentro mío…
Cuando, a fuerza de caricias y besos,
sembraste la angustia de saberme perdido.
Perdido entre la nada que rodea
a ese que alguna vez he sido.

 Leandro Murciego
(Amor de ocasión)

Para leer más textos míos hacer clic en:
Archivo Murciego

Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Como coach y mentor de autores, mi trabajo es ayudar a escritores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

12 comentarios

  1. Bello!!!!!!!Un abrazo, Leandro.

  2. ESE amor de ocasión te deja un sabor agridulce. Pero en este caso que sentimientos profundos envuelve. Me encantó Leandro.

  3. Muy bueno Leandro. Felicidades ,

  4. Amor de Ocasión, deja un sabor amargo y el alma solitaria.Pero la vez, alegría de disfrutar aunque sea por un espacio breve,la compañía de quien prodiga ese amor huidizo.
    Un abrazo Leandro.Me encantó leerte nuevamente.

    • El amor de ocasión, Mabel, no es más que un punto solitario en medio de una gran línea, que como está rodeado de otros toma sentido en su relación directa con los otros…

  5. Amor de ocasión deshoja la palabra / trae al recuerdo aromas / intimidad quedada en las manos / musicalidad en la nostalgia / búsqueda del tiempo / ocultamiento de lágrimas / humedades del universo

  6. Muy bella expresion de un sentimiento que aunque ocasional no deja ser profundo cuando la entrega es total y deja al descubierto el alma

    • Muchas gracias Gabriela. y es verdad muchas veces en encuentros breves uno queda al desnudo no sólo en cuerpo sino también en alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *