shopify visitor statistics

Guía para hacer un verso libre; por Antonio Rivas

On 2 marzo, 2016 by lmurciego

Desde Córdoba, España llega este texto de Antonio Rivas, un escritor y poeta que no puede dejar de lado su rol docente y que nos regala esta joyita para herramientas escritores.

escritores

Para hacer fácilmente un verso libre

Os voy a enseñar cómo se hace un Poema en Verso Libre. Lo primero que tenéis que tener es una narrativa que tenga CONTENIDO, es decir, “algo que contar”, que tenga mensaje, vamos, que no sean “chuminadas”. Un ejemplo es la narrativa que sigue, que es mía. Luego cogéis el relato y lo hacéis trocitos alineándolo todo a la izquierda, como ya dije en mi publicación “CÓMO CONSTRUIR UN VERSO LIBRE CON UN COSTILLAR DE CERDO”, o sea, los trozos de la narrativa, como las costillas de cerdo, se convierten en “versos” de longitud dispar y hay que procurar que no haya rimas CONSONANTES (Que las últimas letras de cada verso no sean más de dos iguales), y ya está el VERSO LIBRE construido.

Habrá que tener en cuenta que a veces surgen al final de algunos versos rimas CONSONANTES. Pues es muy fácil arreglarlo. Me ha pasado por ejemplo con las palabras “empequeñecido” y “enflaquecido”. Pues he alterado el orden de una rima en un verso y ya está. Pero el texto es el mismo. Vamos a verlo.

“Hace tiempo me puse a echar la cuenta de todas mis desgracias, a pasarles revista. Y por eso es que durante muchos años no lograba extinguir de mi pecho el brasero ardiente de angustia y desolación que me consumía de forma implacable. También hubo momentos en que mi cuerpo quedó enflaquecido y con mi cara huesuda parecía empequeñecido, comprimido por la muerte que se adivinaba cercana y que me pasé la vida llena de temor, llena de temor el alma y ese temor engendraba sin duda la tristeza que nace de la falta de fe. Pero ahora las cosas han cambiado: porque aunque he luchado mucho contra las dudas y las sospechas de mi alma, no es probable que me transforme ya, aunque ahora suelo mirarme al espejo y cuando me veo observo un rostro menos enjuto, más tranquilo, más resuelto, un rostro claro de mirada más profunda y acariciadora. Ahora ya sé que hay una verdad para mí y que nunca tuve culpa de lo ignominioso de mi vida porque Dios no vivió nunca fuera de mí sino dentro de mí mismo. Y ese Dios que aseguro está dentro de mí creo que es un Dios de belleza, de razón, de justicia y de amor. Por eso ya soy más capaz de encontrar las palabras fácilmente para expresar lo que mi alma quiere decir y, como perlas multicolores las voy ensartando con rapidez en el hilo sólido del deseo de purificar mi corazón del fango y del cieno”.

Y este es el resultado:

Hace tiempo me puse a echar la cuenta
de todas mis desgracias, a pasarles revista,
y por eso es que durante muchos años
no lograba extinguir de mi pecho
el brasero ardiente de angustia
y desolación que me consumía
de forma implacable.

También hubo momentos
en que quedó enflaquecido mi cuerpo
y con mi cara huesuda
parecía empequeñecido,
comprimido por la muerte
que se adivinaba cercana
y me pasé la vida llena de temor,
llena de temor el alma
y ese temor engendraba sin duda
la tristeza que nace de la falta de fe.

Pero ahora las cosas han cambiado,
porque aunque he luchado mucho
contra las dudas y las sospechas
de mi alma, no es probable
que me transforme ya,
pero ahora suelo mirarme al espejo
y cuando me veo observo un rostro
menos enjuto, más tranquilo,
más resuelto, un rostro claro
de mirada más profunda y acariciadora.

Ahora ya sé que hay una verdad para mí
y que nunca tuve culpa
de lo ignominioso de mi vida
porque Dios no vivió nunca fuera de mí
sino dentro de mí mismo.

Y ese Dios que aseguro está dentro de mí
creo que es un Dios de belleza,
de razón, de justicia y de amor,
por eso ya soy más capaz de encontrar
las palabras fácilmente para expresar
lo que mi alma quiere decir,
y como perlas multicolores
las voy ensartando con rapidez
en el hilo sólido del deseo de purificar
mi corazón del fango y del cieno.

Bien, habréis podido observar que este poema, derivado de una narrativa previa, tiene todos los requisitos básicos para considerarlo como una composición en Verso Libre, es decir, tiene METÁFORAS… “hilo sólido de purificar mi alma… brasero ardiente de angustia…, y tiene, además un SÍMIL, como complemento de Figura Literaria, además de la SINTAXIS… ensartar las palabras…como perlas multicolores… Tiene igualmente RITMO, es decir “musicalidad” y no tiene ni MÉTRICA ni RIMA, o sea, al más puro estilo de los modernistas Walt Whitman, Charles Baudelaire, Rubén Darío, Jules Laforge, Juan Ramón Jiménez e incluso Antonio Machado. En resumen: NARRATIVA PREVIA CON CONTENIDO, HACERLA TROCITOS Y ALINEARLO TODO A LA IZQUIERDA Y EVITAR LAS RIMAS CONSONANTES, NO BUSCANDO TAMPOCO LA IGUALDAD DE LONGITUD EN LOS VERSOS, ES DECIR, EVITANDO LA MÉTRICA Y YA ESTÁ, TODO CHUPADO. ESPERO QUE COJÁIS EL TRUCO.

One Response to “Guía para hacer un verso libre; por Antonio Rivas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *