“Domingo por la tarde” de Leandro Murciego

La poesía -en parte- es tratar de despertar todos los sentidos. Los olores, los sabores y los sonidos nos invitan a viajes increíbles y sin escalas. Por eso, les compartimos un poco de sonido a lluvia (denle play al video antes de comenzar con la lectura)  para sentir -en lo que dura el poema- que alguna gota de agua les salpica de tanto en tanto.

Llueve.
Llueve como siempre
cuando uno está deprimido.

Gris. Muy gris casi negro.
Como esas tormentas
en las que se nos cae
el mundo abajo,
en las que se empiezan
a filtrar los recuerdos.

Ojala pare pronto,
sino -en unos días-
llegarán de nuevo las dudas,
los dolores de huesos
y el olor a humedad
entrará por las fosas nasales
hasta manchar el alma.

Llueve
y todo lo que hasta ayer era verde
se convirtió en barro marrón,
en gris predicamento.

Leandro Murciego

(Domingo por la tarde)
27 de noviembre 2013



Foto de Guillermo Salvo titulada “Desencuentro bajo la lluvia”
Para seguir al fotógrafo podés visitar

IMG_20200101_201131_DRO

Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Además, soy coach ontológico y trabajo profesionalmente como coach y mentor de artistas, mi trabajo es ayudar -en especial- a escritores, cantautores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

8 comentarios

  1. Muchisimas gracias por ilustrar con mi foto tu poema. Saludos

  2. gracias x inspirarte en algo que escribí

  3. Me gustó!!!!!!! y sobre todo que compartas tu pagina, con los que de un modo u otro ayudan a tu inspiración.(Musas).
    Te abrazo desde La Plata y muy feliz año 2014( a pesar de las lluvias).

  4. Leandro, para mi la lluvia trae recuerdos que quisiera olvidar, pero no puedo. Están dolorosamente vívidos en mi mente y marcó mi alma a fuego.La inundación del 2 de abril del 2013, es algo que llevaré asida a mi piel, hasta que Dios me llame.

  5. La nostalgia nos habita Leandro,y los domingos de tarde lluviosas se convierten en el detonante de esa tristeza .pareciese que las horas se persiguen unas a otras para devorarse.buen trabajo y buena fotografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *