Habitar la poesía (Leandro Murciego)

Hay que habitar la poesía y para ello no se precisan grandes recursos o versos complejos con palabras difíciles. Habitarla es darle vida, resignificarla, correr las cortinas para que la luz ingrese por la ventana.

Habitar la poesía es ser capaz de hacer silencio, de escuchar su respiración y poder moverse al ritmo de su palpitar. Aquí compartimos un poema desprovisto de “firuletes” que no tiene mayores pretenciones literarias.

Para Eva

Cuando sonreís:
el mundo se hace suave,
los turros no existen
y la tabla del nueve
me sale de un tirón.

(Leandro Murciego)

Noviembre 2019

Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Como coach y mentor de autores, mi trabajo es ayudar a escritores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *