La voz de la “Generación de la pandemia”. Poesía en la escuela. Parte 1

Es un momento muy particular para los que egresan este 2020 porque, atravesados por la Cuarentena y golpeados por este inusitado presente, deben transitar esta etapa de manera virtual. Y ésta, la que seguramente se conocerá como “la generación de la pandemia“, tiene mucho para decir, a pesar de que otros piensen lo contrario.

Desde PAMA (Poesía a Mano Alzada) creemos que es importante desmonopolizar los dichos y las letras. Es por ello que, así como seguimos sumando escritores con miradas diversas y provenientes de distintos puntos del país, éste es un espacio que le da un lugar a este grupo que viene dando gritos: los adolescentes.

Unas profes de Lengua y literatura de una Escuela Media pública convocaron a sus estudiantes de 5° año para que “un paseo” por el Especial Cuarentena Poética de PAMA fuera el disparador de escritura de textos poéticos y, además, conocieran y “jugaran” con los que están publicados.

Los invitamos a conocer un poco de estos jóvenes escritores y sus producciones.

Francisco Romero Monllor tiene 18 años. Se hace llamar “Turet” y es un experto en freestyle. Creativo, improvisa “a morir”, pero lo más importante, tiene un fuerte compromiso con su educación y con los que hacen de ella en este momento un “espacio” distinto, diverso, inclusivo y, por qué no, original.

Encerrado, trazados de tinta que he subrayado
Con los títulos de medios ¿discursos exagerados?
Transcurso de algo errado y un camino que recorrer
¿Lo estamos haciendo bien o vamos a lo equivocado?

Estoy callado, pero latidos hablan por si solos
Enrolo y con un solo de guitarra me tranquilizo
Tics son sonoros y son oros mis sentimientos
Siento que son el evento causante de lo que escribo

Mis letras muestran estas negras vidas que deambulan
Pero eso podrías verlo en otras de mis poesías
Un virus nunca pero nunca ganaría esta partida
Por que tengo a la música que me salvo la vida

Francisco Romero Monllor

(La ventana hacia el arte en tiempos de pandemia)

Carla Lucero también tiene 18. Según sus docentes, es una de las mejores alumnas que la escuela puede tener. Pero este “ser mejor” no radica en sus calificaciones sino en su predisposición, compromiso, entrega, amor y pasión, a pesar de tener que “cursar” su último año de la manera más impensada (según manifestó en una de sus producciones).

Sueño con un amor verdadero
De esos, que te acobijan.
Recuerdo los tiempos vividos
No hay nada que nos aleja.
y tu ausencia no perduraba.
Imagino tu sonrisa, junto a la mía.

Un destino diferente llego sin avisar.
Se perdieron las miradas 
Y los brindis a festejar.
Se prohibieron las reuniones 
Se acorto la esperanza
De juntarnos de amontones 
Por un apocalipsis de medranza.

Una pasión me acobija 
Cuando me siento en la orilla.
Poca paciencia me brilla
En el trabajo diario
Se me escapa una sonrisa.
Por lo bueno a venir
Pronto nos volveremos a reunir.

Carla Lucero

(No te veo sonreír)

Leé también:

La voz de la “Generación de la pandemia”. Poesía en la escuela. Parte 2
La voz de la “Generación de la pandemia”. Poesía en la escuela. Parte 3
La voz de la “Generación de la pandemia”. Poesía en la escuela. Parte 4

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *