shopify visitor statistics

Las puertas del paraíso (misceláneas)

On 19 septiembre, 2013 by lmurciego

 ** Especial fútbol **
(para ver todo el especial hacer clic aquí)

 

arcos quiaca

 

“Hay arcos que llevan a lugares impensados, que sirven de marcos para paisajes oníricos, que se convierten en pasajes a sueños que proponen viajes tan importantes como el de los mejores astronautas… Redes que cobijan esperanzas, risas, gritos, festejos y alegrías. Hay arcos en lugares tan lejanos de la Gran Ciudad como tan próximos al cielo… en el barrio rojo de Purmamarca, en el cordón montañoso de Maimará, en las alturas de Yavi, bajo el sol sofocante de Abra Pampa o de La Quiaca.
Allí, donde la altura aprieta hasta la garganta se vive el fútbol, no con el glamour de las grandes urbes, sin los caros botines de colores fosforescentes, sin las más flamantes camisetas de los equipos nacionales, pero con el mismo amor y con la misma pasión por la pelota. Esa que no sólo a los más pequeños sino también hasta a los más grandes los invita a soñar -al menos por un rato- a que su nombre gana fama tras algún zapatazo que les permita cambiar lo que parecía un destinado final…”

Leandro Murciego
(Las puertas del paraíso)

Para ver el Especial fútbol, en el blog  picar aquí

 

Para leer TEXTOS del autor de este blog (Leandro Murciego)  Hacer clic aquí

 

**Pueden seguir a Poesía a Mano Alzada en:
Facebook: facebook.com/poesiaamanoalzada
Blog: www.poesiaamanoalzada.com.ar
Twitter: twitter.com/LeandroMurciego
Instagram: instagram.com/leandromurciego
Google+: plus.google.com/u/0/+LeandroMurciego/posts
Tumblr: lmurciego.tumblr.com/
S
ound Cloud: soundcloud.com/leandro-murciego            Nuevo
Pinterest: LeandroMurciego/Poesía a Mano Alzada          Nuevo

One Response to “Las puertas del paraíso (misceláneas)”

  • Mabel Grigera

    Me encantó, la mezcla de paisajes, con arcos, goles, esperanza de algo que sólo está allá, donde la esperanza mezclada con la pasión hace soñar con un gollllll de media cancha y la gloria!!!!Un abrazo y beso a Eva,Leandro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *