“Lluvia” de González Tuñón (texto y audio)

Hoy Buenos Aires amaneció tormentoso, gris, muy gris… Y luego llegó la lluvia, fría, fuerte, dura…
Tal vez, por eso el día me invitó a compartir con ustedes este poema de Raúl González Tuñón: Lluvia. Este autor uno de los representantes de la vanguardia de los años 20, es uno de los responsables de nuestra poética actual rioplatense.

Disfruten de su texto y si quieren saber más sobre él visiten el posteo de su video-biografía.


Entonces comprendimos que la lluvia también era hermosa.
Unas veces cae mansamente y uno piensa en los cementerios abandonados.
Otras veces cae con furia, y uno piensa en los maremotos
que se han tragado tantas espléndidas islas de extraños nombres.
De cualquier manera la lluvia es saludable y triste.
De cualquier manera sus tambores acunan nuestras noches
y la lectura tranquila corre a su lado por los canales del sueño.
Tú venías hacia mí y los otros seres pasaban:
No habían despertado todavía al amor.
No sabían nada de nosotros.
De nuestro secreto.
Ignoraban la intimidad de nuestros abrazos voluptuosos,
la ternura de nuestra fatiga.
Acaso los rostros amigos, las fotografías,
los paisajes que hemos visto juntos,
tantos gestos que hemos entrevisto o sospechado,
los ademanes y las palabras de ellos, todo, todo ha desaparecido
y estamos solos bajo la lluvia,
solos en nuestro compartido,
en nuestro apretado destino, en nuestra posible muerte única,
en nuestra posible resurrección.
Te quiero con toda la ternura de la lluvia.
Te quiero con toda la furia de la lluvia.
Te quiero con todos los violines de la lluvia.

Aún tenemos fuerzas para subir la callejuela empinada. Recién estamos descubriendo los puentes y las casas, las ventanas y las luces, los barcos y los horizontes.
Tú estás arriba, suntuosa y bíblica, pero tan humana, increíble, pero, tan real, numerosa, pero tan mía.
Yo te veo hasta en la sombra imprecisa del sueño.
Oh, visitante.
Ya es seguro que ningún desvío nos separará.
Iguales luces señaleras nos atraen hacia la compartida vida, hacia el destino único.
Ambos nos ayudaremos para subir la callejuela empinada.
Ni en nuestra carne ni en nuestro espíritu nunca pasaremos la línea del otoño.
Porque la intensidad de nuestro amor es tan grande, tan poderosa, que no nos daremos cuenta cuando todo haya muerto, cuando tú y yo 
seamos sombras, y todavía estemos pegados, juntos, subiendo siempre la callejuela sin fin de una pasión irremediable.
Oh, visitante.
Estoy lleno de tu vida y de tu muerte.
Estoy tocado de tu destino.
Al extremo de que nada te pertenece sino yo.
Al extremo de que nada me pertenece sino tú.
Sin embargo yo quería hablar de la lluvia, igual, pero distinta, ya al 
caer sobre los jardines, ya al deslizarse por los muros, ya al reflejar sobre el asfalto las súbitas, las fugitivas luces rojas de los 
automóviles, ya al inundar los barrios de nuestra solidaridad y de 
nuestra esperanza, los humildes barrios de los trabajadores.
La lluvia es bella y triste y acaso nuestro amor sea bello y triste y 
acaso esa tristeza sea una manera sutil de la alegría. Oh, íntima, 
recóndita alegría.
Estoy tocado de tu destino.
Oh, lluvia. Oh, generosa.

Raúl González Tuñón
(Lluvia)

Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Además, soy coach ontológico y trabajo profesionalmente como coach y mentor de artistas, mi trabajo es ayudar -en especial- a escritores, cantautores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

12 comentarios

  1. Qué bello poema!!!

  2. Una bella prosa, que deja mojada el alma de gotas magistrales!!!!!
    Un abrazo y beso a Eva,amigo.

  3. María Cristina López

    Gracias Leandro ,perdóna no comentar tus bellos regalos…
    Mi vida es complicada…}
    Felicidades por tu BB,disfrútala mucho el tiempo pasa muy rápido…
    Leo todo lo que me llega por mail…Gracias !!!
    Es un enorme placer leerte
    Te deseo buena vida,para ti y tus seres queridos
    !!!
    ” mi vida es un erial flor que toco se deshoja,y en mi camino fatal alguien va sembrando el mal para que yó lo recoja “…
    Porqué será lo repito desde hace años…
    y lo creo de verdad…
    Pero soy tremendamente una enamorada de la vida !!!
    Salute y gracias .

  4. muy bello poema, tus obras son maravillosas, me gusta leerlas. ademas das amor para que nunca nos falte

  5. muy bello poema. sique deleitandonos con tu poesia . gracias.

  6. La lluvia, abre las heridas de mi alma, pero no dejo de apreciar lo bello del poema. Cuidate mucho, abrazo de oso y beso a Eva.

    • En la vida todo tiene el impacto que le aporta la experiencia personal a cada tema. Sin dudas, a muchos de los que viven en La Plata el agua dejó de tener el efecto sanador y de vida. Pero creo que hay que recordar que es un proceso natural y dentro del ecosistema el agua es un eslabón importante pero no peligroso. En el caso de La Plata como de muchos lugares del país el problema fue la gente. Los que desmontaron tierra arriba para hacer plantaciones en busca de dinero. Los que no hicieron mantenimiento ni el cuidado de los ríos. Y fundamentalmente, los hombres que no vieron lo que con su indiferencia o su hacer desmedido estaban a punto de ocasionar a tanta otra gente.

      El agua no tiene la culpa de que otro eslabón (el hombre) se olvide de su rol en la vida.
      La culpa no es del agua sino de los funcionarios, empresarios, etc, que con su indiferencia o avaricia terminaron por condenar a muchos de sus “hermanos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *