shopify visitor statistics

Dos poemas, de Miguel Ángel Bustos

On 17 mayo, 2014 by lmurciego

 

Especial Memoria, verdad y justicia

 

 

miguel bustos

 

-ESPECIAL- Homenaje a Miguel Ángel Bustos

Hace unos días (el 29 de abril de 2014). La justicia argentina reconoció, gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense, los restos de Miguel Ángel Bustos un periodista y poeta argentino, que fue una de las tantas víctimas del Terrorismo de Estado que acosó a nuestro país entre 1976 y 1983.

Bustos, a los 44 años (nació en Buenos Aires, el 31 de Agosto de 1932), fue secuestrado el 30 de mayo de 1976 de su domicilió ubicado en el barrio porteño de Parque Chacabuco. Hasta ese entonces en su currículum contaba con extraordinaria trayectoria como poeta y como trabajador de prensa. El, que dominaba cinco idiomas (inglés, francés, portugués, italiano y español) se desempeñó como periodista en la Revista Panorama, en el diario El Cronista Comercial y colaboró en el quincenario Nuevo Hombre. En todos ellos se desempeñó como crítico literario.
Miguel Ángel Bustos, que ganó en 1968 el Segundo Premio Nacional de Poesía, escribió cinco de libros: cuatro murales (1957), Corazón de Piel Afuera (con prólogo de Juan Gelman, en 1959), Visión de los Hijos del Mal (con prólogo de Leopoldo Marechal, en 1967) y El Himalaya o la Moral de los Pájaros (en 1970). Cuatro de sus libros están ilustrados por él mismo.

Al momento de su desaparición Bustos militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

 

 

Bustos

Portada de su libro Visión de los hijos del mal, que recibió el Segundo Premio de Poesía Nacional

 

Aquí dejo dos de sus textos:

 

Yo no soy de ningún siglo.
Vivo ausente del tiempo. Soy mi siglo como soy mi sexo y mi delirio.
Soy el siglo liberado de toda fecha y penumbra.

Pero cuando muera, el profeta que hay en mí se alzará como un niño sin moral y sin patria. Un niño loco con lengua de alaridos. Entonces amanecerá en el millón de Galaxias.

Madres del futuro; cuidado; cuando muera puedo volver.
Entonces, ay, vientre que me aguardas, dulcísima catedral de tinieblas.

Miguel Ángel Bustos
(Vientre profeta sin tiempo, De Visión de los hijos del mal, 1967)

 

 

Si en la noche inmóviles policías sujetan perros de boca en piedra, yo tiemblo. Quiero alejarme no puedo, como en sueños.
Entonces alzo la mano a mi pecho el traspasado. No sea que a lo lejos entre selvas de hueso y aliento salga el aullido de aquel que devora mis entrañas. Y aullando prolongue en los perros guardianes un odio en silencio y dientes, que por milenios me persigue.

Miguel Ángel Bustos
(Luna de Herodes, De Visión de los hijos del mal, 1967)

 

No se pierdan el Especial Memoria, verdad y justicia

No te pierdas más poesías relacionadas con este tema:  Homenaje a Miguel Ángel Bustos

No se pierdan más poesías relacionadas con este tema:
Especial Huesos
Especial Derechos Humanos
Golpe de Estado

 

 

 

 

Fuentes: El blog de Arturo Borra// La Gremial de Prensa / / Detectives Salvajes // La Tecl@ Eñe Revista Digital de Cultura y Política //

4 Responses to “Dos poemas, de Miguel Ángel Bustos”

  • Baltazar Robles

    Miguel Ángel Bustos a los 44 años, políglota, periodista y poeta, militante en un partido de línea izquierdista,cuyos restos han sido identificados recién el 29 de Abril 2014 la justicia argentina lo reconoció, asesinado por sus ideas,solo queda su poesía contestataria y su ejemplo de hombre de principios. Magistral su poesía. Gracias Leandro por compartir, saludos y un abrazo de letras.

    • lmurciego

      Gracias.

      • Carmen Virginia Rodrigez

        Este poeta entró a mi vida de la mano de su hijo Emiliano Bustos… A quien tuve el honor de recibir en mi casa para una Feria Internacional del Libro de Venezuela en 2007; desde entoces soy asidua lectora de sus poemas. Ojalá su espíritu ondee fuerte en nuestras conciencias para que no exita más, en nuestro continente; las tristes historias de “Los desaparecidos”… Paz a sus restos y mi afecto a sus familiares

        • lmurciego

          Comparto todo lo que decís. Igual, me gustaría remarcar algo… es sorprendente el segundo de sus poemas publicados aquí. Parecería predecir lo que se vendría en nuestro país unos años después…
          No conozco a su hijo pero para él también está dedicado este posteo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *