No todas las escaleras van al cielo

 

¿A cuántos infiernos cotidianos accedemos subiendo escaleras, padeciendo escalón por escalón? ¿A cuántos peldaños uno está de sus propios avernos?

Alguna vez alguien -que de esto sabía- ya sin sotana me dijo: «No todas las escaleras van al cielo», y quizá haya tenido razón… Hay días en los que imagino que el paraíso, si es que existe -cosa que dudo-, puede estar justo abajo nuestro y que perdí años contemplando el cielo.

Quizá esto que hoy llamamos tierra no es más que uno de los tantos limbos -que tan bien describió el Dante en la Divina Comedia-.Y de ser así, me pregunto para huir ¿qué deberíamos hacer? ¿subir en busca Dios o dejarnos caer en los brazos de Belcebú? No lo sé o, tal vez, intuyo que en ninguna de las dos opciones está la respuesta.

¿Quién dijo que arriba es arriba y que lo otro siempre será Sur? Quién dijo que lo que tenemos nunca alcanza y que siempre es mejor todo lo ajeno?

¿Quién nos engañó y nos hizo creer que la felicidad duerme abrazada al siempre inaccesible horizonte y que nada de lo que tenemos es lo que queremos?

Leandro Murciego

( No todas las escaleras van al cielo, 2013 )

Todas las fotos de este post pertenecen al hospital alemán abandonado de Beelitz-Heilstâtten y fueron tomadas por el fotógrafo: Paul Howzey.

Para ver más de sus brillantes trabajos pueden visitar su perfil:  www.flickr.com/photos/howzey/sets/

Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Como coach y mentor de autores, mi trabajo es ayudar a escritores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. el cielo al alcance de mis manos si yo quiero!!!…
    las escaleras y los caminos creo yo que nos llevan hacia donde uno elige consiente o inconscientemente, nada es casual , todo es causal. EL INFIERNO AL ALCANCE DE MIS MANOS SI YO QUIERO!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *