« El sátiro de los quevedos: Francisco. Conocé su historia y descubrí cómo la rivalidad con Góngora llegó hasta nuestros días

quevedo

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *