Quiéreme – David Moya

Hace unas semanas, por medio de un amigo español que me regaló la poesía e internet (César Ulla), descubrí a David Moya, un cantautor joven y comprometido, que actualmente cuenta con tres discos editados: “Cinco manías de hombre solo”, “Negativos Latentes” y “Revelado”.
Aquí una poesía suya, disfrútenla:

 

David Moya

Quiéreme un poquito, lo justo.
Lo bastante para esperarme
con ilusión.
Para sorprenderte si aparezco.

Quiéreme un poquito a tu manera;
tomando aire y cerrando los ojos
para estremecerte
si te toco.

Pero no me quieras demasiado.
No me sufras hasta negarme
cuando te duela y quieras olvidar.
No me quieras hacia atrás.
Hazlo siempre hacia delante,
valiente, brillante.
Hazlo desde la piel, no desde los huecos,
las heridas ni lo crónico.

Quiéreme un poquito, sin mañana.
Pero siempre que quieras quererme,
hazlo. Como yo:
despacito, con pasión no urgente.
Quiéreme un poquito, amor
y suéñame sin llanto,
cada día,
rato a rato.

 

David Moya
(Quiéreme)

 NOTA: Gracias David por dar el sí a formar parte de Poesía a Mano Alzada.

Para conocer más de este canta-autor español pueden visitar su sitio web:
Página oficial David Moya    o    pueden      Leer sus textos en su blog

Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Como coach y mentor de autores, mi trabajo es ayudar a escritores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

6 comentarios

  1. Gracias por todos los regalos para el alma que nos dejas.Un abrazo, amigo.

  2. y para que te quiera un pocote hazle saber:

    “La noche…

    Sorprende la noche aparece el desnudo amanecer
    se fuga
    le presiento

    Unas manos
    describen la humanidad
    pasiones sin anclas

    Hierve la sangre
    ardientes se posan los labios
    abren caminos
    humedecen oscuras rocas
    secreto que nos ata

    Su presencia
    quietud en la llamarada de
    desesperadas caricias
    rompe en el lienzo nocturnal
    le presiento salvaje
    en la desnudez de los sentidos

    Es un despertar rebelde
    evidencia
    en las huellas
    elocuente anhelo
    perceptibles cascadas
    universo de palpitantes tatuajes
    en los recuerdos

    Su cuerpo
    un arcano pentagrama

    Ahogado estremecimiento
    humana necesidad
    anda
    ve calma ese tormento
    deja escapar melodías
    vive el éxtasis avasallante
    Caudaloso has de regar su centro”

  3. Pingback: Los más leídos de la semana · Poesía a mano alzada

  4. Excelente texto muy del alma.sólo faltaría colocarle música es melódico ,gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *