shopify visitor statistics

Rosa Rodríguez Cantero y André Demichelis en APALABRARTE

On 22 noviembre, 2018 by lmurciego


Los separa un abismo generacional. Rosa va por los 70 y alguito y André por los 30 y algo más también. Pero tienen mucho en común. En primer lugar, el humor de sus textos y cómo ese genio se traslada  a la oralidad cuando los escuchamos. En André, la cadencia de su voz esconde su edad y detrás del supuesto tono monocorde aparecen matices y contrastes que hacen que todo se transforme en carcajadas.  En la de Rosa, oímos a esa “china” que, para satisfacer sus deseos sexuales, casi que nos canta una payada.

Por otro lado, sus textos están cargados de palabras repletas de buenas intenciones. Como dice Rosa: “No hay malas palabras, sino malas intenciones”. Entonces, lo que se piensa como vulgar, en sus letras aparece como la mejor manera de disfrutar de la vida tengas la edad que tengas.

Carolina Bregy y Leandro Murciego

 

Les puedo contar la guerra
o de un cura depravado
o del vecino de al lado
que ayer mató a su mujer
pero si hablo de coger
se me ponen colorados.

Nos prohíben el azúcar
los cigarros, el alcohol.
¿A ver el colesterol?
La hipertensión, ¿controlada?
Así, no nos queda nada
más que sexo y rock and roll.

Por eso propongo abrir
un parque de diversiones
donde el sexo sin presiones
se practique en libertad
para que todo, en verdad
sea sin contraindicaciones.

Donde se hagan realidad
las más locas fantasías
donde coger sea poesía
el abrazo, obligatorio
que el deseo perentorio
nos convierta en alegría.

(Sin rubores)
Rosa Rodríguez Cantero
Para ver más textos de esta Rosa en el blog: hacer clic aquí

 

tengo un amigo bombero. Y es muy miedoso, le tiene miedo a todo, y mucho más al fuego. Cuando cocino y sale humo, él se pone el traje y el casco, se va a un rincón y me grita: “salí de ahí, andré!¡es peligroso!”. La otra noche tomábamos mate (él con los guantes puestos, por si le caía agua caliente) y le conté que un verano viajé a tierra del fuego. Él abrió los ojos y me miró: “¿cómo es allá?” preguntó “¿a cuánto llegan las llamas?”. Y yo “no hay fuego, hay montañas, nieve y lagos”. Y él me escuchaba nervioso. Siempre anda con galletitas de agua encima: “para apagar el incendio estomacal” dice. Es que el miedo le da acidez. Esa noche se cortó la luz, agarré una vela y encendí un fósforo. Él escupió la llama y se apagó. “¿Linterna a pilas no tenés?” preguntó.

André Demichelis  en Martes
Para ver más material de Demichelis en el blog: entrá acá

 

Apalabrarte 2018 forma parte de los festejos de las 100 emisiones / 4 años de Noche de Letras 2.0, un programa radial literario que se emite todas las semanas por Radio Trend Topic.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *