Rulfo, el escritor universal más mexicano

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno nació un 16 de mayo de 1917 en Apulco y murió un 7 de enero de 1986 en Ciudad de México. Escritor, fotógrafo y guionista que perteneció a la denominada Generación del ’52, o Generación de la Ruptura. Si bien su obra no fue muy extensa, Juan Rulfo es considerado uno de los escritores latinoamericanos más importantes del siglo XX y, en especial, de la literatura mexicana.

Nadie conoce realmente a un escritor. Y en esta necesidad de querer transmitir seguridades -que no tenemos- aventuramos hipótesis, sin decir que se trata de ellas.

Todos nosotros nos afirmamos desde la más absoluta e indemostrable certeza de que sabemos de qué se trata. Como cuando alguien muere y nos toca vaciar la casa. Es allí cuando descubrimos -usualmente- que lo que sabemos de ese otro es sólo lo que -por alguna extraña o necesaria razón- asumimos como realidad.

En esta necesidad de crear historias y realidades es que vamos tejiendo personajes, casi a medida de nuestras necesidades. Es decir, podríamos leer tantas historias o biografías de Juan Rulfo como de Jorge Luis Borges, Fernando Pessoa o Julio Cortázar como analistas existan. Y en cada una de ellas se podrían revelar posibles conjeturas sobre los autores que terminarían por dar forma a sólo una -posible- imagen de ese personaje.

Juan Rulfo cultivó la técnica del autorretrato. En sus fotografías registró el México profundo, humilde y mágico

Los escritores, nuestros personajes

Podríamos decir que existen tantos Rulfos como analistas o contadores existan. Lo importante no siempre es la verdad más absoluta, sino -por el contrario- la historia a la que le da forma cada vez que alguien intenta contar.

De Rulfo, por ejemplo, podría decirse que hay tantas posibles versiones sobre el origen de sus cuentos como mexicanos existen. Más allá de la historia real -que sólo atesoraba el propio autor- esto habla de dos cosas muy claras: una, de la vigencia de su literatura; la otra, de la importancia del personaje.

Cuando salió a la luz “El llano en llamas” se lo vinculó a él y a su tipo de literatura con un narrador propio del entorno rural (quizá apoyándose en su terruño de origen). Juan Rulfo nació en San Gabriel, uno de los 125 Estados en que se divide el de Jalisco.

La crítica, que no se hizo esperar, rápidamente lo calificó de gran valor literario a Rulfo y -desde ese momento- comenzó a querer explicar el origen o la fuente de inspiración de cada una de sus historias.

Pero el escritor Salvador Elizondo va más allá. Se pregunta y nos pregunta: ¿Qué tan mexicanos son los cuentos del “El llano en llamas”? ¿En qué lengua están hechos? ¿De qué región de México son?

“Algunos dicen que son de Jalisco, pero no es cierto. Otros dicen que son índios, pero no es cierto”.

Salvador Elizondo
Juan Rulfo se superó una y otra vez convirtiéndose en el mejor escritor mexicano, según la crítica literaria

Todos afirman que son los textos más mexicanos, pero la pregunta sería cuán mexicana es la obra de Rulfo. O bien podríamos doblar la apuesta, y preguntar: ¿la literatura de Rulfo es mexicana?
Podríamos ensayar respuestas de toda índole para tratar de dar sustento a cualquier tipo de teoría. Pero lo cierto es que ni las letras de Rulfo son mexicanas ni las de Borges son argentinas.

Sin dudas, los grandes escritores logran trascender las fronteras políticas, sociales y temporales. Y esto se debe a que las letras de los grandes se hacen universales y, como los buenos vinos, no pierden sabor -sino, por el contrario, van ganando tonalidades-.

Juan Rulfo: el hombre que se venció a sí mismo

El Llano en llamas hubiese sido la mayor obra literaria de México si no fuese que el mismo Rulfo decidió publicar, dos años más tarde, la novela Pedro Páramo (ésta fue la obra más traducida a otras lenguas de Juan Rulfo).

A poco de publicarse Pedro Páramo, el crítico literario Carlos Fuentes afirmó (a finales de 1955): “La primera novela de Rulfo es una obra decisiva para las letras mexicanas y latinoamericanas. Ya quisiera yo haber escrito una novela como ésta, de haberlo, al día siguiente, me colgaría una pesa marrada al cuello y me tiraría al Sena”.

García Márquez uno de los grandes admiradores de Juan Rulfo

Borges, García Márquez y Rulfo

En 1985, Jorge Luis Borges, en una colección dirigida por él, escribió un prólogo para Pedro Páramo. La parte final de su texto dice:

“La historia, la geografía, la política, la técnica de Faulkner y de ciertos escritores rusos y escandinavos, la sociología y el simbolismo, han sido interrogados con afán, pero nadie ha logrado, hasta ahora, destejer el arco iris, para usar la extraña metáfora de John Keats. Pedro Páramo es una de las mejores novelas de las literaturas de lengua hispánica, y aun de la literatura”

Fragmento del prólogo de Pedro Páramo, escrito por Jorge Luis Borges, para su colección Jorge Luis Borges. Biblioteca Personal (1985).

Pedro Páramo es una de las mejores novelas de habla hispánica. Para Gabriel García Márquez, la obra de Rulfo -según el Gabo– es la que le marcó el camino para continuar con sus libros.

“El escrutinio a fondo de la obra de Rulfo me dio por fin el camino que buscaba para continuar con mis libros. Ahora, quiero decir también que he vuelto a leerlo completo para escribir estas breves nostalgias y que he vuelto a ser la misma víctima inocente del mismo asombro de la primera vez. No son más que 300 páginas, pero son tantas y tan perdurables como las que conocemos de Sófocles”

Gabriel García Márquez

El Gabo se mostró como un devoto de las letras de Rulfo y en 1978 esgrimió una frase que da cuenta de su admiración para con el mexicano:

“Yo nunca le pregunto a un escritor por qué no escribe más. Pero en el caso de Rulfo soy mucho más cuidadoso. Si yo hubiera escrito Pedro Páramo no me preocuparía ni volvería a escribir nunca en mi vida”.


Gabriel García Márquez, 1978.

La realidad es que poco importa en qué dirección van sus letras, cuáles son sus orígenes ni los móviles para escribirlas. Lo que hoy importa es el legado vivo que aún guardan sus libros. Todo el resto es una anécdota, una excusa que nos invita -una y otra vez- a visitar su obra.

Pedro Páramo, para muchos la mejor obra de Juan Rulfo

Ante la necesidad de decir, escribir, interpretar y explicar sus textos, y en especial Pedro Páramo, el propio Rulfo dijo:

“No tengo nada que reprocharles a mis críticos. Era difícil aceptar una novela que se presentaba, con apariencia realista, como la historia de un cacique y en verdad es el relato de un pueblo: una aldea muerta en donde todos están muertos, incluso el narrador, y sus calles y campos son recorridos únicamente por las ánimas y los ecos capaces de fluir sin límites en el tiempo y en el espacio”.


Juan Rulfo, Excélsior, 16 de marzo de 1985.
Producción: Leandro Murciego

Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Además, soy coach ontológico y trabajo profesionalmente como coach y mentor de artistas, mi trabajo es ayudar -en especial- a escritores, cantautores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Muy bueno!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *