shopify visitor statistics

Se nos fue Horacio Ferrer

On 23 diciembre, 2014 by lmurciego

HORACIO_FERRER

 

A los 81 años nos dejó Horacio Arturo Ferrer Ezcurra, más conocido como Horacio Ferrer, el poeta y compositor rioplatense (nació en Uruguay y se nacionalizó argentino) que supo pintarnos como nadie a los porteños de los finales del siglo XX y comienzos del  XXI.

Se nos fue Horacio el poeta que encontró en su paleta de colores nuevos matices para el tango. En su extensa producción literaria cosechó más de 200 canciones muchas de las cuales se inmortalizaron con la melodía del gran Astor Piazzolla, entre las que se destacan “Balada para un loco” y “Chiquilín de Bachín” (ambas en 1969).

 

En 1967 (a los 34 años) publicó su primer libro de poemas: Romancero canyengue. Junto con las buenas críticas, llegó el éxito de ventas. Rápidamente el libro se convirtió en un suceso tanto en el Uruguay como en la Argentina, . Al poco tiempo Piazzolla musicalizó su poema “La última grela”.

Más tarde llegaría la operita “María de Buenos Aires” que aunque no se convirtió en un éxito al momento del estreno con el tiempo llegó no sólo a ser un ícono de la música rioplatense sino que la obra recorrió más de 25 países.  Luego siguió “El gordo triste”, “La bicicleta blanca” y “Los paraguas de Buenos Aires”, entre otros.

En los últimos años Horacio Ferrer estuvo abocado al trabajo en la Academia del Tango donde ejerció la presidencia; allí no sólo dio forma a la historia del tango con su mirada  sino también a su análisis y estudio.

 

Lo viste. Seguro que vos también, alguna vez, lo viste: te hablo de ese eterno ciclista solo, tan solo, que repecha las calles por la noche.

Usa las botamangas del pantalón bien metidas en las medias y una boina calzada hasta las orejas, ¿te fijaste? Nadie sabe, no, de dónde cuernos viene, jamás se le conoce a dónde diablos va.
De todos modos, si lo vieras pasar, miralo con mucho Amor: puede que sea, otra vez…

El flaco que tenía la bicicleta blanca;
silbando una polkita cruzaba la ciudad.
Sus ruedas, daban pena: tan chicas y cuadradas
¡que el pobre se enredaba la barba en el pedal!

Llevaba, de manubrio, los cuernos de una cabra.
Atrás, en un carrito, cargaba un pez y un pan.
Jadeando a lo pichicho, trepaba las barrancas,
y él mismo se animaba, gritando al pedalear.

“¡Dale, Dios!… ¡Dale, Dios!…
¡Meté, flaquito corazón!
Vos sabés que ganar
no está en llegar sino en seguir…”

Todos, mientras tanto, en las veredas,
revolcándonos de risa
¡lo aplaudimos a morir!
y él, con unos ojos de novela,
saludaba, agradecía,
y sabía repetir:

“¡Dale, Dios!… ¡Dale, Dios!…
¡Dale con todo, Dale, Dios!…”

Pero cierta noche, su horrible bicicleta con acoplado entró a sembrar una enorme cola fosforescente. ¡Increíble!: los pungas devolvían las billeteras en los colectivos; los poderosos terminaban con el hambre; los ovnis nos revelaban el misterio de la Paz; el Intendente, en persona, rellenaba los pozos de la calle, y hasta yo, pibe, yo que soy las penas, lloré de alegría bailando bajo esa luz la polka del ciclista.

Después, no sé, ¡te juro!, por qué siniestra rabia,
no sé por qué lo hicimos ¡lo hicimos sin querer!,
al flaco, ¡pobre flaco!, de asalto y por la espalda,
su bicicleta blanca le entramos a romper.

Le dimos como en bolsa, si asco, duro, en grande:
la hicimos mil pedazos… Y, al fin, yo vi que él,
mordiéndose la barba, gritó: “¡Que yo los salve!…”
Miró su bicicleta, sonrió, se fue de a pie.

(Mi viejo Flaco Nuestro que andabas en la Tierra: ¿Cómo te olvidaste que no somos ángeles sino hombres y mujeres?)

Flaco,
no te quedes triste,
todo no fue inútil,
no pierdas la fe…
en un cometa con pedales
¡dale que te dale!
yo sé que has de volver…

Horacio Ferrer
(La bicicleta blanca)

 

Aquí te dejamos uno de los últimos reportajes que le realizaron a sus 81 años. Tan sólo un recuerdo para el gran Horacio.

 

 

Para ver en el blog otros links relacionados con Horacio Ferrer hacer clic aquí

 

Para leer TEXTOS DEL AUTOR DE ESTE BLOG (Leandro Murciego) hacer clic aquí

 

 

**Pueden seguir a Poesía a Mano Alzada en:
Facebook: facebook.com/poesiaamanoalzada
Blog: www.poesiaamanoalzada.com.ar
Twitter: twitter.com/LeandroMurciego
Instagram: instagram.com/leandromurciego
Google+: plus.google.com/u/0/+LeandroMurciego/posts
Tumblr: lmurciego.tumblr.com/
S
ound Cloud: soundcloud.com/leandro-murciego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *