Leé textos de la convocatoria sobre “Exilio, migración y destierro”

En este posteo publicamos algunos de los textos que llegaron por la convocatoria sobre “Exilio, migración y destierro” y que formaron parte del Especial #2 de Noche de Letras 2.0 que se emitió por la radio Trend Topic.


Para escuchar el especial hacé clic en la foto

Inspirado en “Patria propia” de Martin Gordillo

Nos faltan los besos en Plaza de Mayo,
la sonrisa de los pibes,
la comunión cómplice,
los viajes en subte,
el olor a grasa que alimenta,
los fuegos sagrados,
el himno encendido,
las banderas a la vanguardia,
la música del corazón,
las lágrimas inevitables,
los abrazos necesarios
y la primera estrella
que anuncia
que vamos a bailar.

Carolina Bregy
(Expatriados)

Sin poder levantar vuelo
así tránsito por este suelo
mientras mi alma rota
arrastra su derrota

Mis ojos miran al firmamento
alentando sólo por momentos
el pensamiento de volver,
mintiéndome para no padecer,

Mi mente ya no piensa
se mantiene cuerda y tensa
pues la represión fue extensa
dejando a la gente indefensa

El exilio aplastó los sueños
de sentires halagüeños
Deberé morir en el destierro
para resucitar en mi entierro

Mabel Grigera
(Destierro)

¿Alguna vez te preguntaste por qué?
¿Por qué los pies aullando en el desierto
como coyotes huérfanos,
diez dedos mordidos por el sol
y el hambre silbando sus artes de serpiente?
¿Por qué los pulmones peregrinando el mar
como peces enfermos,
el aire podado por la sal
y el miedo declamando sus colmillos de escualo?

Nadie deja su casa sin dolor.
Nadie deja su casa sin sepultarse en sus cimientos
y resucitar en la promesa del horizonte.

¿Alguna vez te preguntaste por qué?
¿Por qué las fronteras y los muros son detalles
que los pájaros ignoran?
¿Por qué las mariposas migran libres
por encima de las voces del tirano?
Si abrieras los ojos de tu espejo
todas las pupilas serían la génesis de tu llanto,
en todas las bocas levaría el pan de tu risa,
todos los hombres dormidos respirarían tu sueño.

¿Alguna vez te preguntaste por qué
el bosque conjuga en su espesura
todos los tonos de verde
y en ningún lugar es menos savia,
menos eternidad,
menos nido?

Nadie deja su casa sin dolor.
Nadie cierra una puerta sin esperar que el corazón del mundo
abra otra,
la definitiva.

Raquel Graciela Fernández
(Nadie deja su casa sin dolor)


“¡Ekiriri, tuja tavy!” 
Que se calle -le dice 
viejo ignorante -le grita 
mi mamá a Macri. 

Él está en la tele 
desde algún país. 

En mi casa de paraguas 
decir “paragua” era insulto, 
decir Kurepí
(piel de chancho, argentino) 
es decir, simplemente, la verdad. 

En mi casa de paraguas, 
en los noventa, 
mamá hablaba jopara (mezcla) 
y también preparaba jopara (mezcla, guiso).

“En esa época casi, casi, casi
volvemos a Paraguay”, suspira mamá. 
Todavía en jopara, todavía en mezcla. 

En mi casa de paraguas 
yo no soy mi nombre, soy: 
Che memby kuña”, “che rajy” 
“Hija mía, “m’hija”. 

En mi casa de paraguayos, 
los fines de semana había 
guitarra, gancia, asado, cerveza, canto 
y mi mamá decía: 

Che memby, anike reho kuimba’e atyra ndive”,
(“Hija mía, no vayas ahí donde están los hombres”). 

Ella no quería que me acercara a los hombres,
siempre me pidió desconfiar de los hombres,
no sé qué le habrá pasado a ella, 
yo le agradezco el gesto.

En mi casa de paraguayos hay secretos,
como en cualquier casa, 
tenemos un lenguaje propio, 
y sabemos odiar al que no lo respeta, 
como en cualquier casa, 
no hemos comido mandarinas en público,
porque preferimos las naranjas, 
somos una casa de locos, 
como todas las casas. 
Y, cierto es, teníamos un solo paraguas.

En mi casa de paraguayos, 
decir “paragua” era insulto, 
pero decir Kurepa 
(argentino, piel de chancho) 
es decir, lisa y llanamente, la verdad.

Dolo Trenzadora
(En mi casa de paraguas)

POEMA 2 
Las fronteras son mentiras
del otro lado del río
                    de la muralla
                         de la montaña
                         del alambre de púa
                        del mar
                         de los carteles

del otro lado de la tierra
                         de la piedra
                         de la piel
                       de las banderas
                       de las creencias
                       de las ideologías
                       de las lenguas

hay una tierra sagrada
                        el hombre

más acá de Dios, y en descálzate
                      el hombre llama.

Víctor Sánchez Hernández

El frío del destierro es húmedo,
aunque te reseque por dentro,
se te clava el exilio en los huesos
-como diminutas y filosas astillas de hielo-
y arde desde las fosas nasales hasta el duodeno,
arde abriendo de par en par el pecho
inventando abismos y sumideros
donde indefectiblemente sólos caemos…

Leandro Murciego
(Exilio)

                                                                    A Tomas Maldonado.

En el espacio de  las hipotenusas

construyo un  cielo sin pájaros

son esas heroicas trepanaciones  verticales

de  orificios que signan un cráneo   

y en   este inútil  empeño terrestre

traccionó fractales hacia el interior de un preludio

hacia la vagina hermafrodita de Dios.

Voy encriptando  húmedas agitaciones

para  poder alcanzar la fractura y el caos

en la bahía de un sol  muriente  

y reconozco el leve instinto de la crueldad

en el mismo rincón donde transitan

el ópalo y el jade.

Los métodos nocturnos del solsticio

provocan refracciones consteladas

en duendes verticales  sin hemisferios

son turbulencias de la  noche  en un tiempo de topacio

fragmentos del futuro que flotan en el deseo

y en el instinto retráctil de la crueldad.

Ni el éxodo, ni las plagas  ni el diluvio universal

podrán  aniquilar  al tormento de los ciclos

ni a ese  lánguido asesino de atardeceres  

que como peces en el agua sucia  

quieren aplastar la infamia como penitencia

pero el tiempo axial  huye  perseguido

hacia algunas de las formas de la noche

sueñan en salir de la piedra grabada

y transformarse  en  pájaros azules.

Germán Mastellone
(Prolegómenos para el estudio de la continuidad de la forma)

Próximo Especial “Espejos”.

¿Qué puedo enviar?

Poemas, textos breves y micro-historias

¿En qué formato?

Obligatorio por escrito. Optativo: audio o video en formato MP3 (que no supere los 3 minutos) con tu interpretación.

¿Hasta cuándo tengo tiempo?

Tenés tiempo hasta 21/09/2021

¿A dónde lo envío?

📩

 Mandá tu material a nochedeletrasradio@gmail.com

Podés adjuntar una pequeña biografía de cinco líneas (con tu nombre y apellido, de dónde sos, contándonos si publicaste algo y desde cuándo escribís)


Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Además, soy coach ontológico y trabajo profesionalmente como coach y mentor de artistas, mi trabajo es ayudar -en especial- a escritores, cantautores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *