Para Troilo, “Viejas quejas de bandoneón” (Leandro Murciego)

En el centenario del nacimiento de Aníbal Troilo Pichuco

Pichuco, como tantos otros, fue poniéndole música a varios de los primeros capítulos de mi vida. Su fueye mágico sonaba de fondo entre copa y copa, después del asado y en medio de charlas donde mandaba el corazón, entre mi tío Lito, el “Gordo” Horacio y mi viejo. Aníbal Troilo y Don Osvaldo Pugliese se convirtieron en parte de banda de sonido de mi infancia y, con el tiempo, de toda mi vida.

A cien años del nacimiento de Aníbal Troilo, el bandoneón mayor de Buenos Aires, compartí este poema “Viejas quejas de bandoneón”. Un humilde homenaje al eterno gordo querdio, que cada vez que cerraba los ojos parecía buscar dentro suyo un pedacito de cielo. Él era capaz de robarle los mejores sonidos al silencio, de eternizar notas y, con su mágico rozongo, grabar a fuego recuerdos.

El tiempo y la magia de Internet hizo que Nilda Godoy y Cacho Hussein buscando poemas sobre Pichuco se toparan con este posteo. Se contactaron con PAMA (Poesía a Mano Alzada) y pidieron autorización para poder incluirlo en uno de sus discos “De a par sería“, a modo de recitado e introducción de “El Gordo Triste“, la obra de Horacio Ferrer y Astor Piazzolla.  Muchas veces la vida nos depara hermosas y inesperadas sorpresas, el trabajo con el tiempo llegaría a Europa, de la mano de una de sus giras y a partir del contacto nacería una hermosa amistad construida sobre la base de la admiración y el respeto mutuo. En síntesis, el “Gordo bueno” siguió haciendo de las suyas y regalándome hermosos recuerdos.

LEM
(posteo actualizado el 14 de noviembre de 2016)

Viejas quejas de bandoneón” y “El gordo triste“, por Nilda Godoy y Cacho Hussein

Para Pichuco

Llora aún su fueye
nocturnos sollozos,
melancólicos rezongos
de la barra de la esquina,

del patio de la casa de la vieja,
del barrio del que no se fue
y que aún lo espera…
Del primer beso robado
en la parada de un tranvía.

Aún hoy su bandoneón guarda la queja
de la partida de Homero anticipada,
del Responso que parió sin compañía,
de Sur, de Garúa y de María;
y de aquel empedrado que lustró
a su paso bajo la luz mortecina.

Leandro Murciego
(Viejas quejas de bandoneón)

Para leer más textos de Murciego hacer clic aquí
Para ver más temas relacionados con Troilo hacer clic acá

Para aquellos que no lo conocieron a este enorme artista les dejo un par de vídeos con su voz, su música y algo más…

Troilo y su recitado eterno:

Troilo, un pequeño reportaje, una anécdota del gran Homero y de cierre Sur… 

Troilo, el documental:


Acerca de Leandro Murciego

Soy Leandro Murciego, periodista el diario La Nación en Argentina hace más de 25 años, poeta y autor del libro "Identidad", gestor cultural y creador del blog PAMA (Poesía a Mano alzada) que nuclea y cura trabajos de poetas hispanoamericanos. Creador y conductor de los ciclos radiales "Noche de Letras 2.0" y "NDL Casual". Además, soy coach ontológico y trabajo profesionalmente como coach y mentor de artistas, mi trabajo es ayudar -en especial- a escritores, cantautores y a personas interesadas, a refinar y enriquecer su estilo literario.
Marcar como favorito enlace permanente.

13 comentarios

  1. Realmente que buen poema Leandro. Y sí te soy sincera nunca había oído a Troilo, pero que bello ejecuta el bandonéon, cada nota que te eriza la piel y el timbre semiaguardientosa… Que joyas.!!

    • Aida, un buen momento para empezar a navegar por las obras de Troilo, uno de nuestros íconos porteños, junto con el Polaco Goyeneche y Don Osvaldo (Pugliese).

  2. María Cristina López

    Me encanto ! gracias Leandro !!!
    y perdona que últimamente no he respondido a tan bellos poemas ,pero estuve enferma…
    Los he leído todos,y es un placer-
    Gracias !

    • María Cristina no hay nada que perdonar.
      Ni vos ni nadie debe sentirse con la obligación de escribir palabra alguna como devolución de un poema. Los mimos de ustedes, los que están del otro lado son un mimo al alma pero también es un mimo su sola presencia en el blog. Gracias por estar siempre.
      En poco tiempo nacerá mi hija Eva, y seguramente también me ausentaré un tiempo… Al menos eso creo.

      Beso enorme y espero que estés mejor, y de nuevo Gracias por tu compañía.

  3. Un bello poema dedicado a un grande de todos los tiempos.
    Un abrazo y cuando nazca Eva, avisanos con un poema,dale?

    • Gracias. Y sobre lo de Eva espero anunciarlo con un poema. Aunque creo que será junto con la fecha de homenaje al centenario del nacimiento de Cortázar.

      • Gracias por todo lo que nos das.
        Es un placer recibir y leer todo lo tuyo en nuestro taller.
        Abrazo enorme y un beso gigante para Eva.
        Con mucho afecto.
        Adolfo

  4. Un grande de la música.. Hermoso homenaje, Leandro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *